Filadelfia, RCC. Futbolistas de General Díaz, equipo de la Primera División del fútbol paraguayo, confesaron que no tienen ni para el coquito debido a que la institución luqueña jamás se puso al día con los salarios y mucho menos con los premios.

Uno de los focos virtuales durante esta crisis mundial por el Coronavirus es la siempre cuestionada situación de los futbolistas de élite, que ganan millones y millones de dinero por jugar a la pelota. Sin embargo, no todos los jugadores tienen ese privilegio, hay un gran porcentaje que apenas llega a fin de mes.

Y aunque parezca una locura, el drama económico no solo salpica a los clubes de categorías menores, sino también a algunos de Primera División, como es el caso de General Díaz, que desde el año pasado viene bicicleteando de lo lindo con sus jugadores, que tienen que hacer magia para no pasar hambre.

Diego Vera, jugador del conjunto militar, reconoció que la situación está realmente complicada. No cobra más su salario y tiene que vender sus cosas para tener fondos.

“Hace 4 meses que no cobramos, la situación es crítica. Se repite la historia del año pasado. Personalmente estoy pasando hambre, no se más de dónde sacar plata, estoy vendiendo las camisetas que tengo para poder mantener a mis dos hijos y mi familia”, confesó el zurdo en la 650AM.

Diego Vera también vistió las camisetas de Cerro Porteño, Luqueño y Sol de América.

“Vendí la de Ale Silva hace dos semanas, yo no quería vender esa camiseta, pero no me quedó de otra. Por G.500.000 vendí. Tengo la camiseta rosada de Richard Ortiz y la camiseta de Diego Churín y no las quiero vender, pero la situación está difícil”, acotó.

Diego explicó que sus padres tampoco están pudiendo trabajar debido a la cuarentena. “Mi mamá es empleada doméstica, mi papá es jardinero, por la pandemia no están trabajando, les tengo que mantener a ellos también. Los adultos podemos aguantar, pero tengo dos criaturas, ya estoy a punto de empeñar mi tele también”, indicó.

ALBAÑIL, PINTOR Y …FUTBOLISTA

Otro que no la está pasando nada bien es Marcos Gamarra, quien el año pasado logró el ascenso a Primera División con el 12 de Octubre de Itauguá y luego llegó como refuerzo de General Díaz. No cobró todo en el Globo Itaugüeño y desde que llegó al Nido no tocó aún billete. “En octubre fue la última vez que cobré algo”, reconoció.

“Me paso trabajando con los parientes, haciendo trabajos de albañilería y pintura. Algo hay que hacer para llevar el pan de cada día a la familia. En el grupo que tenemos los muchachos dicen que ni para el coquito tienen”, añadió en la 650AM.

Lo peor es que General Díaz ya retiró la mayor parte del dinero de la Asociación Paraguaya de Fútbol y según trascendidos, tampoco le salió el préstamo que solicitó.

Marcos Gamarra estuvo realizando trabajos de albañilería y pintura pero ahora paró todo.